.

.





Primera evidencia fósil de una serpiente vivípara


Redacción Digital/europapress.es


Un equipo argentino-alemán de científicos ha descubierto la primera evidencia fósil del mundo de serpientes nacidas vivas, en el yacimiento alemán Patrimonio de la Humanidad de Messel.




En el estudio, publicado en la revista The Science of Nature, los investigadores describen huesos de embriones de serpiente descubiertos en el cuerpo de la madre. El hallazgo muestra que las serpientes vivíparas ya existían hace al menos 47 millones de años.

La mayoría de los reptiles vivos hoy en día ponen huevos; esta llamada oviparidad es su modo de reproducción más común. Pero hay excepciones: se sabe que numerosas especies de lagartos y serpientes se desvían de la norma y dan a luz a sus crías vivas, de forma vivípara.

«La preservación fósil de eventos reproductivos es generalmente muy rara. En total, hasta la fecha solo se han descubierto dos registros fósiles de reptiles terrestres vivíparos. Ahora hemos logrado describir la primera evidencia fósil del mundo de una serpiente vivípara», dice la doctora Krister Smith, del Instituto de Investigación Senckenberg y el Museo de Historia Natural de Frankfurt.

El fósil Messelophis variatus, de una familia de serpientes parecidas a una boa, mide unos 50 centímetros de largo, data del Eoceno y está relacionado con las boas enanas actuales de América Central.

«La especie se encuentra entre las serpientes más comunes conocidas de Messel. Sin embargo, este espécimen, que tiene unos 47 millones de años, nos sorprendió: es una hembra preñada con al menos dos embriones encontrados en el tercio posterior del área de su tronco», explica la doctora Mariana Chuliver, autora principal del estudio de la Fundación de Historia Natural en Buenos Aires.

Su colega y coautor, el doctor Agustín Scanferla, dice: «Al examinar el fósil, nos dimos cuenta de que algunos de los huesos del cráneo presentes provenían de pequeñas boas de no más de 20 centímetros de largo. Estos huesos estaban ubicados a bastante distancia detrás del estómago. si fueran parte de la presa de la serpiente, ya habrían sido digeridos tan atrás en el intestino y ya no serían reconocibles. Por lo tanto, deben representar los embriones de la boa. El hecho de que los huesos sean de serpientes muy jóvenes, pero ya más desarrollado que en un huevo no puesto, apoya la suposición de que aquí estamos tratando con una hembra embarazada y vivípara».

En los nacidos vivos, las crías permanecen en el cuerpo de la hembra hasta que son viables, lo que elimina la necesidad de una cáscara de huevo protectora. Esto se considera una estrategia evolutiva ventajosa para los reptiles en climas fríos, ya que la temperatura dentro del cuerpo de la hembra es más estable y, por lo tanto, más segura para sus crías. Por lo tanto, muchos de los lagartos y serpientes vivíparos de hoy en día han evolucionado en climas bastante más fríos.

«Durante el Eoceno, sin embargo, la Tierra estuvo dominada por un clima de invernadero persistente con temperaturas cálidas, un alto contenido de dióxido de carbono en la atmósfera y polos sin hielo. Alrededor del lago Messel, las temperaturas promedio en ese momento eran de unos 20 grados centígrados», y las temperaturas invernales no cayeron por debajo del punto de congelación. Aún se desconoce por qué las boas dieron a luz a crías vivas hace 47 millones de años a pesar de este hecho. Quizás fósiles adicionales de este sitio único nos ayuden a resolver este misterio», concluye Smith.



MÁS NOTICIAS

Comentarios:



 
Chatiapues messenger