Google Play



20 de marzo de 2023

La ciencia explica por qué el tiempo pasa algunas veces rápido y otras lento




La percepción del tiempo está relacionada con los latidos del corazón, según un estudio




¿Por qué cada uno tenemos una percepción distinta del tiempo? La respuesta depende de su corazón, según aseguran los investigadores de la Universidad de Cornell (Estados Unidos) en un nuevo estudio. Los investigadores descubrieron que nuestra percepción momentánea del tiempo no es continua, sino que puede estirarse o encogerse con cada latido del corazón.

La investigación construye la evidencia de que el corazón es uno de los cronometradores importantes del cerebro y juega un papel fundamental en nuestro sentido del paso del tiempo, una idea contemplada desde la antigüedad, dijo Adam K. Anderson, profesor en el Departamento de Psicología y en la Facultad de Ecología Humana (CHE).

“El tiempo es una dimensión del universo y una base central para nuestra experiencia del yo”, dijo Anderson. “Nuestra investigación muestra que la experiencia del tiempo momento a momento se sincroniza y cambia con la duración de un latido del corazón”.

Saeedeh Sadeghi, MS ’19, estudiante de doctorado en el campo de la psicología, es el autor principal de “ Las arrugas en la percepción del tiempo subsegundo están sincronizadas con el corazón “, publicado el 2 de marzo en la revista Psychophysiology. Anderson es coautor con Eve De Rosa, profesora de Mibs Martin Follett en Ecología Humana (CHE) y decana de la facultad en Cornell, y Marc Wittmann, investigador principal del Instituto de Áreas Fronterizas de Psicología y Salud Mental en Alemania.

Nuestra investigación muestra que la experiencia del tiempo se sincroniza y cambia con la duración de un latido del corazón

Adam K. Anderson

La percepción del tiempo generalmente se ha probado durante intervalos más largos, cuando la investigación ha demostrado que los pensamientos y las emociones pueden distorsionar nuestro sentido del tiempo, tal vez haciéndolo volar o arrastrarse. Sadeghi y Anderson informaron recientemente, por ejemplo, que el hacinamiento hacía que un viaje en tren simulado pareciera pasar más lento.

Dichos hallazgos, dijo Anderson, tienden a reflejar cómo pensamos o estimamos el tiempo, en lugar de nuestra experiencia directa en el momento presente.

Para investigar esa experiencia más directa, los investigadores preguntaron si nuestra percepción del tiempo está relacionada con los ritmos fisiológicos, centrándose en la variabilidad natural de las frecuencias cardíacas. El marcapasos cardíaco “marca” de manera constante en promedio, pero cada intervalo entre latidos es un poco más largo o más corto que el anterior, como una manecilla de segundos que hace clic en diferentes intervalos.

Así se hizo el estudio

El equipo aprovechó esa variabilidad en un nuevo experimento. Cuarenta y cinco participantes del estudio, de 18 a 21 años, sin antecedentes de problemas cardíacos, fueron monitoreados con electrocardiografía o ECG, midiendo la actividad eléctrica del corazón con una resolución de milisegundos. El ECG estaba conectado a un ordenador, lo que permitía que los latidos del corazón activaran tonos breves que duraban entre 80 y 180 milisegundos. Los participantes del estudio informaron si los tonos eran más largos o más cortos en relación con otros.

Los resultados revelaron lo que los investigadores llamaron “arrugas temporales”. Cuando el latido del corazón que precedía a un tono era más corto, el tono se percibía como más largo. Cuando el latido del corazón anterior era más largo, la duración del sonido parecía más corta.

“Estas observaciones demuestran sistemáticamente que la dinámica cardíaca, incluso dentro de unos pocos latidos, está relacionada con el proceso de toma de decisiones temporal”, escribieron los autores.

El cerebro influye en el corazón

El estudio también mostró que el cerebro influye en el corazón. Después de escuchar los tonos, los participantes del estudio centraron su atención en los sonidos. Esa “respuesta de orientación” cambió su ritmo cardíaco, afectando su experiencia del tiempo.

“El latido del corazón es un ritmo que nuestro cerebro usa para darnos una idea del paso del tiempo”, dijo Anderson. “Y eso no es lineal, se contrae y se expande constantemente”.

Los académicos dijeron que la conexión entre la percepción del tiempo y el corazón sugiere que nuestra percepción momentánea del tiempo tiene sus raíces en la bioenergética, que ayuda al cerebro a administrar el esfuerzo y los recursos en función de los estados corporales cambiantes, incluida la frecuencia cardíaca.

La investigación muestra, dijo Anderson, que en intervalos de subsegundos demasiado breves para pensamientos o sentimientos conscientes, el corazón regula nuestra experiencia del presente.

“Incluso en estos intervalos de momento a momento, nuestro sentido del tiempo fluctúa”, dijo. “Una influencia pura del corazón, de latido a latido, ayuda a crear un sentido del tiempo”.

Fuente: eldebate.com

SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS



MÁS NOTICIAS