Google Play



8 de mayo de 2023

‘Un objeto de 400 toneladas cayendo del cielo’: cómo será el brutal final de la EEI




Si dentro de ocho años estás navegando por ciertas partes del océano Pacífico, es posible que te lleves un susto.




El cielo será rasgado por unas 400 toneladas de metal, que se encenderán por su reingreso a través de la atmósfera. Este furioso infierno se estrellará contra las aguas, en un área de quizás miles de kilómetros de longitud, señalando el final de uno de los mayores proyectos de la humanidad: la Estación Espacial Internacional (EEI).

La EEI ha estado orbitando la Tierra desde que comenzó su construcción en 1998 y ha recibido a más de 250 visitantes de 20 países desde que llegó su primera tripulación en noviembre de 2000.

Una reliquia de tiempos mejores

«La estación espacial ha sido un gran éxito», afirmó Josef Aschbacher, el jefe de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés), uno de los más de doce socios del programa.

El programa impulsó la colaboración internacional, sobre todo entre Estados Unidos y Rusia, que se asociaron poco después de la caída de la Unión Soviética.

«Realmente es una de las grandes victorias internacionales», agregó Thomas Zurbuchen, exdirector científico de la Agencia Espacial estadounidense, NASA.

Sin embargo, gran parte de los equipos de la estación tienen décadas de antigüedad, lo que eventualmente podría hacer que se vuelva peligrosa o incluso incontrolable en órbita, algo que ya le sucedió a la estación espacial Salyut 7 de la Unión Soviética en 1985, requiriendo dos cosmonautas para reactivar la estación giratoria.

«No queremos volver a pasar por eso», dice Cathy Lewis, historiadora espacial del Museo Nacional del Aire y el Espacio de EE.UU.

Para evitar que vuelva a ocurrir una catástrofe de este tipo, la EEI será sacada de órbita en 2031, llevándola a través de la atmósfera para aterrizar de manera segura en el océano Pacífico.

El reingreso será el más grande de la historia y, en marzo, la NASA solicitó fondos al Congreso para comenzar el desarrollo de un «remolcador espacial» que podría ser necesario para realizar la tarea: una nave espacial que puede empujar la estación de vuelta a la atmósfera.

Kathy Leuders, jefa del programa de vuelos espaciales tripulados de la NASA, reveló más tarde que se estimó que el remolque costaría poco menos de US$1.000 millones.

Regresos incontrolados

Después de orbitar la Tierra 34.981 veces, la estación espacial Skylab sufrió un corte de energía y entró en una caída incontrolada a la atmósfera terrestre el 11 de julio de 1979. Se esperaba que se rompiera en el extremo sur de África y cayera en el Océano Índico.

Y aunque la mayoría de los escombros cayeron al océano, también llovieron pedazos en partes escasamente pobladas del suroeste de Australia, en un área de 1.000 kilómetros de largo y 200 kilómetros de ancho.

El 7 de febrero de 1991, la estación espacial soviética Salyut 7 hizo un reingreso descontrolado, cayendo en una región montañosa de Argentina después de permanecer nueve años en órbita. Se esperaba que la instalación permaneciera en órbita hasta 1994, pero la alta actividad solar condujo a un mayor arrastre atmosférico en la estación espacial y aceleró su descomposición orbital.

Una misión complicada

Averiguar cómo sacar exactamente de órbita la estación es una tarea gigantesca.

Muchos objetos grandes se han quemado en la atmósfera terrestre, algunos de ellos fueron la estación espacial Mir de Rusia en 2001 y el Skylab de la NASA en 1979. Sin embargo, la EEI representa un problema completamente nuevo, ya que tiene más de tres veces el tamaño de la Mir.

«Es un desafío importante», admitió Jonathan McDowell, astrónomo del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian de EE.UU.

«Un objeto de 400 toneladas que cae del cielo no es algo genial», apuntó.

Comenzando como el único módulo Zarya construido en Rusia en 1998, la estación actual es enorme y cuenta con 16 módulos, extensos paneles solares montados en una estructura metálica y radiadores para expulsar el calor.

Con 109 metros de largo, es del tamaño de un campo de fútbol, la estructura humana más grande jamás ensamblada en el espacio.

«Es como las pirámides de Giza», comparó Laura Forczyk, analista espacial de la consultora estadounidense Astralytical.

Una tripulación rotativa de siete astronautas habita la estación hoy.

La vida útil de la ISS se ha extendido varias veces, pero se acepta ampliamente que extenderla más allá de 2030 sería arriesgado.

Alternativas, como impulsarla a una órbita más alta, son inconcebibles, según la NASA, ya que requerirían docenas de naves espaciales para empujar a la estación a una altitud segura.

El plan de la NASA, esbozado en un informe publicado el año pasado, es empujar toda la estación de regreso a la atmósfera.

A la vuelta de la esquina

Los eventos comenzarán en 2026, cuando se permitirá que la órbita de la EEI caiga naturalmente por el arrastre atmosférico, bajando de los 400 kilómetros actuales a aproximadamente 320 a mediados de 2030.

En este punto, se enviará la última tripulación a la estación, lo que probablemente garantizará que se retiren los equipos restantes o los elementos de importancia histórica que aún no se hayan eliminado, y también se reducirá el peso de la estación.

«Eso todavía está en discusión», dijo Aschbacher.

Una vez que se haya ido la tripulación final, la altitud de la estación descenderá aún más a 280 kilómetros, considerado como el punto de no retorno, donde la estación ya no podrá ser impulsada por encima de la resistencia provocada por el espesamiento de la atmósfera de nuestro planeta, un proceso que tardará varios meses.

En esta etapa, la nave espacial Russian Progress dará a la estación un empujón final de regreso a la atmósfera del planeta.

Sin embargo, los problemas recientes con algunos vehículos Progress y el empeoramiento de las relaciones políticas con Rusia han llevado a la NASA a estudiar la alternativa del remolcador espacial.

«La NASA está cubriéndose las espaldas sobre la participación rusa», afirmó Wendy Whitman Cobb, experta en política espacial de la Escuela de Estudios Aéreos y Espaciales Avanzados de la Fuerza Aérea de EE.UU. Rusia incluso ha sugerido que podría retirarse de la EEI en 2025.

Independientemente de la nave espacial que se utilice, después de este impulso final, la estación alcanzará una altitud de 120 kilómetros, donde chocará con la atmósfera más espesa de la Tierra a unos 29.000 kilómetros por hora, comenzando efectivamente el reingreso.

Primero, los paneles solares serán arrancados de la estructura. «El viento en contra será muy fuerte», explicó McDowell.

Según los estudios del reingreso de Mir, se podría esperar que esto ocurra a una altitud de aproximadamente 100 kilómetros y tomará solo unos minutos antes de que todos sean arrancados.

Luego, a unos 80 kilómetros sobre la superficie de la Tierra, los módulos comenzarán a separarse unos de otros antes de que las temperaturas de reingreso de miles de grados los incinerarán, lo que hará que se derritan y se desintegren.

Se escucharán varios estampidos sónicos mientras los restos cruzan el cielo.

La salida de órbita de Mir cautivó a audiencias de todo el mundo. La EEI, sin embargo, es casi tres veces más grande que la estación Mir de 140 toneladas, y es probable que su reingreso sea aún más espectacular.

«Ahora tendrás 400 toneladas de fragmentos en llamas volando a través de la atmósfera superior a velocidades orbitales», ilustró McDowell.

Sin embargo, suponiendo que todo vaya según lo planeado, estos escombros en llamas no deberían representar un riesgo para la vida humana.

Directo al cementerio espacial

Todo lo que sobreviva al reingreso caerá en Point Nemo, una extensión del Océano Pacífico entre Nueva Zelanda y América del Sur que a menudo se usa como cementerio de estructuras espaciales.

Esta área se considera lo suficientemente lejana de cualquier población y, debido a una peculiaridad de las corrientes oceánicas, también carece relativamente de nutrientes, por lo que alberga poca vida marina.

Aun así, la ruta de escombros de la EEI será enorme y diferente a todo lo visto antes, se extenderá varios kilómetros de ancho y posiblemente hasta 6.000 kilómetros de largo.

Como tal, el acceso a esta parte del Océano Pacífico deberá restringirse durante el reingreso para evitar víctimas. «Queda por ver cómo van a manejar eso con aviones y barcos», explicó McDowell.

Sin embargo, para cualquiera que lo presencie, es probable que la muerte de la EEI sea un espectáculo. «Si yo fuera la NASA, enviaría cámaras y sensores y realmente detallaría lo que ocurra», dijo McDowell.

«Definitivamente hay ciencia por hacer», apuntó.

El reingreso completo desde la ruptura inicial de los paneles solares hasta el amerizaje en Point Nemo debería durar solo 40 minutos.

Aprovechando todo lo posible

Si bien será un espectáculo impresionante, hay algunos que temen que la salida de órbita de la estación sea un desperdicio de materiales.

La EEI no solo contiene una gran cantidad de equipos valiosos, sino también recursos útiles, como el metal de su armazón y sus paneles solares, que se han llevado al espacio a un gran costo.

«Es un costo irrecuperable. Reutilizaremos lo que podamos», dijo John Klein, experto en política espacial de la Universidad George Washington de EE.UU.

A fines de 2022, un grupo de empresas, incluidas las estadounidenses CisLunar Industries y Astroscale, presentaron una idea a la Casa Blanca para precisamente sacarle provecho a la instalación.

Entre las propuestas está derretir parte del metal en el armazón de la estación para reutilizarlo para construir nuevas estructuras o vehículos en el espacio, o incluso separar módulos completos y reutilizarlos para otras estaciones espaciales.

«Creemos que hay una oportunidad aquí», aseveró Gary Calnan, director ejecutivo de CisLunar. «Queremos construir un depósito de chatarra del espacio», apuntó.

Un portavoz de la NASA dijo que la agencia «acoge con beneplácito las propuestas de ideas nuevas e innovadoras», pero en este momento «no ha pedido ni recibido propuestas para reutilizar las principales partes estructurales de la Estación Espacial Internacional».

Ron Lopez, presidente de Astroscale US, pidió a la agencia que reconsidere su posición. «Espero que tengamos la oportunidad de pensar en todas las opciones», instó.

Por el momento, el plan sigue siendo desechar toda la EEI en el Océano Pacífico, un final dramático para una exhibición de ingenio humano y colaboración en el espacio que duró décadas.

Así que si te encuentras a la deriva a través de una extensión aparentemente deshabitada del Pacífico en 2031, ten cuidado. Es posible que veas una lluvia de escombros calientes fundidos que llueven sobre la Tierra desde el espacio.

«Va a ser un show extravagante, un irresistible espectáculo de fuegos artificiales», dijo McDowell.

(Lea también: El tatuaje electrónico capaz de proporcionar mediciones cardíacas completas

Fuente: BBC

SÍGUENOS EN GOOGLE NEWS



MÁS NOTICIAS